Enter your keyword

Perspectivas 2017: ¿Qué explicará el crecimiento económico en 2017?

Perspectivas 2017: ¿Qué explicará el crecimiento económico en 2017?

Perspectivas 2017: ¿Qué explicará el crecimiento económico en 2017?

Columna publicada originalmente en el Diario BAE el 02/01/2017.

 

 

Martín Kalos *
@martinkalos
Especial para BAE Negocios

El fin de año muestra lo esperado durante el segundo semestre: los indicios de recuperación

Los principales motores del crecimiento, como en años pasados, serán el consumo de los hogares y el gasto público. El nuevo Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, intentará eficientizar el gasto con cierta creatividad en sectores que no tengan un costo político significativo y plantear límites a las próximas paritarias; pero deberá dar rienda a la paralizada construcción de obras públicas, crucial para las chances electorales en muchas ciudades del interior del país. Sería ideal que afronte también una reforma integral del regresivo e ineficiente sistema tributario (incluida la Coparticipación Federal de Impuestos), otra tarea hercúlea de la cual han desistido todos los Gobiernos de las últimas décadas. En tanto el fl amante Ministro de Finanzas, Luis Caputo, garantizará el endeudamiento necesario para que se sostenga la férrea política monetaria del BCRA, aunque con tasas que buscarán no desincentivar tanto el consumo, la inversión y la demanda de dólares.

El fin de la recesión significa buenas noticias para el empleo. Las próximas negociaciones paritarias seguramente marquen una mejora en el poder adquisitivo de los sindicatos con mayor poder de negociación y una pérdida relativa para quienes acuerden con más facilidad. Así, una parte significativa de la sociedad mejorará sus ingresos respecto de 2016, lo cual impactará positivamente en el consumo privado. Habrá una mayor demanda de parte de la población de más ingresos, sobre la cual se enfocarán las estrategias de ventas de productos soslayados en años previos. El horizonte es menos optimista para las industrias que no puedan orientarse a esos nichos de mercado o tener precios competitivos con la producción mundial.

Las nuevas inversiones aún no llegarán. Sí habrá casos de compras extranjeras de activos argentinos ya existentes y varios ejemplos de los abundantes fondos blanqueados que se inviertan exitosamente en algunos rubros ganadores. Pero no hay todavía una perspectiva de crecimiento de largo plazo que requiera ampliar la capacidad productiva existente, hoy vastamente subutilizada.

Por el lado de las exportaciones, nuestros principales socios comerciales presentan pobres expectativas de mejora. La recesión y crisis política en Brasil, el Brexit entre el Reino Unido y la Unión Europea y la ambigüedad (hasta que asuma) sobre las políticas que pueda llevar a cabo Donald Trump en Estados Unidos generan una peligrosa incertidumbre sobre su demanda futura y su capacidad de realizar inversiones en nuestro país. La Argentina no tiene vínculos comerciales fuertes con países más dinámicos: las 20 naciones que más incrementarán su ingreso per cápita e importaciones en los próximos 5 años sólo representan hoy el 8% de las ventas argentinas. Finalmente, no sólo será difícil devaluar en un contexto de entrada de divisas (por el blanqueo y el endeudamiento externo), sino que una devaluación por sí sola no alcanza para compensar la enorme brecha de productividad de la industria argentina, que requiere políticas de desarrollo a largo plazo inexistentes en Argentina.

* Director de EPyCA Consultores